Ejercicios y Nutrición

Fuentes y Beneficios de la Vitamina D

La vitamina D es esencial para la función adecuada del organismo.

La vitamina D es una vitamina liposoluble que se encuentra en ciertos alimentos y como suplemento dietético, también se sintetiza de la luz solar. La vitamina D promueve la absorción del calcio y el fosfato, esenciales para la salud ósea y la función inmune. La vitamina D tiene otros beneficios para el organismo como la modulación del crecimiento de las células, funciones musculares, así como reducción de la inflamación. Aunque puede ser tóxica en exceso, la vitamina D es esencial para el funcionamiento adecuado del organismo.

La vitamina D es esencial para la función adecuada del organismo.

Por: greekfood-tamystika via pixabay

Fuentes de Vitamina D

El sol es una de las mejores fuentes de vitamina D.

Fuente: OpenClipart-Vectors via pixababy

Hay pocos alimentos en la naturaleza que contienen vitamina D. Las mejores fuentes son los peces de carnes aceitosa como el salmón, el atún, la caballa y la sardina.

También hay vitamina D, aunque en menores cantidades, en el hígado de res, el queso, algunas variedades de champiñones y las yemas de huevo.

Muchos alimentos fortificados como la leche, el yogur, el jugo de naranja, ciertos cereales y la margarina, también incluyen vitamina D.

La luz solar es una de las mejores fuentes de vitamina D al ser sintetizada directamente por la piel.

A pesar del nombre, la vitamina D se considera una pro hormona y no una vitamina. Esto se debe a que el cuerpo puede producir su propia vitamina D con la luz solar, mientras que las vitaminas son nutrientes que no pueden ser sintetizadas por el cuerpo y deben ser adquiridas a través de la dieta o suplementos.

Beneficios de la Vitamina D

Ayuda a regular el ánimo, por lo que se recomienda para personas con depresión.

Ayuda en la pérdida de peso al actuar como superior del apetito cuando se toma con calcio.

Evita enfermedades del corazón.

Mantiene los huesos y los dientes sanos.

Regula la función del sistema inmune, el cerebro y el sistema nervioso.

Influencia la expresión de los genes causantes del cáncer.

Regula los niveles de insulina, reduciendo el riesgo de diabetes.

Apoya la función de los pulmones y la salud cardiovascular.

Deficiencia de Vitamina D

Una deficiencia de Vitamina D ocurre cuando el cuerpo no recibe la suficiente vitamina afectando a los riñones. Las dietas deficientes en vitamina D se asocian con alergia a la leche, intolerancia a la lactosa, veganismo y algunas formas de vegetarianismo.

El raquitismo es una de las enfermedades clásicas de deficiencia de vitamina D. El raquitismo es un fallo de la mineralización del tejido óseo y se caracteriza por huesos blandos y deformaciones esqueléticas.

La osteomalacia es un síndrome que se caracteriza por un debilitamiento de los huesos debido a la pérdida de sales calcáreas.

Una deficiencia también puede causar condiciones como la osteoporosis, que conlleva a fracturas.

Los síntomas típicos de una deficiencia son cansancio, dolor y debilidad muscular y ósea y, una sensación de malestar general.

Las personas que son más susceptibles tener una deficiencia de vitamina D son los bebés, los ancianos, las personas de piel obscura y aquellos que viven en latitudes más altas.

Riesgos a la Salud por Exceso de Vitamina D

La toxicidad del exceso de vitamina D puede causar síntomas no específicos como anorexia, pérdida de peso y arritmias cardíacas. Más seriamente, también puede elevar los niveles sanguíneos de calcio lo que conduce a la calcificación vascular y del tejido, perjudicando al corazón, los vasos sanguíneos y los riñones.

Aumentar su consumo de vitamina D a través de medios naturales es la mejor opción aunque debe tener precaución. Tomar vitamina D a través de la energía solar no se asocia con un riesgo a la salud. Si opta por tomar un suplemento de vitamina D es recomendable tomar aceite de pescado que contiene vitamina D además de muchos otros beneficios, siempre consulte a su médico antes de hacer cualquier cambio a su dieta.