Limpieza y Orden

Consejos para Limpiar Pisos de Baldosas

Limpie los pisos de baldosa con estos sencillos consejos.

Los pisos están disponibles en una miríada de opciones, pero la baldosa sigue siendo una opción atractiva entre los propietarios. A diferencia de los pisos de madera, los pisos de baldosas son duraderos, impermeables, fáciles de instalar y disponibles en una variedad de estilos. Lo más importante, no requieren tanto mantenimiento como las alfombras. Sin embargo, si desea que su piso se vea como nuevo durante años, debe aprender a limpiarlo correctamente. A continuación se presentan las mejores opciones a la hora de limpiar sus pisos de baldosas, ya sean de cerámica, vinilo o piedra.

Limpie los pisos de baldosa con estos sencillos consejos.

Limpie sus pisos con regularidad

No espere hasta que sus pisos se ensucien, ya que es posible que desee evitar el uso de productos químicos fuertes que degradarán sus baldosas a largo plazo. Además, ¿Quién quiere pasar horas de rodillas en el suelo sólo para limpiar las manchas difíciles? Para evitar estos problemas, usted debe darle un poco de mantenimiento a sus pisos sobre una base regular. Limpiar pisos de forma rutinaria o incluso todos los días puede parecer agotador pero, no es tan difícil como usted piensa. Sólo tiene que seguir estos sencillos pasos.

1. Barra sus pisos de baldosas todos los días con una escoba suave o una aspiradora para quitar el polvo suelto y la suciedad. Recuerde, nunca debe usar una escoba de paja porque eso raya la baldosa.

2. Lo crea o no, limpiar el piso con agua tibia una vez por semana mantendrá sus baldosas limpias y brillantes.

3. Seque el piso inmediatamente al limpiar con un trapeado húmedo para evitar que la suciedad nueva se peque en áreas húmedas y se convierta en grasas difíciles de eliminar.

4. Limpie los derrames, incluyendo el agua, inmediatamente usando paños absorbentes. Sin embargo, para los derrames más sucios como accidentes de mascotas o carne cruda, usted tiene que limpiar con un limpiador o desinfectante. Dado que los productos químicos fuertes pueden arruinar sus azulejos, intente rociar solamente el área donde tiene derramamientos.

5. Ponga un felpudo tanto en el exterior como en el interior de su casa para eliminar el lodo de seguimiento o el agua en sus pisos de baldosas. Este paso es especialmente importante durante las temporadas de lluvia y nieve.

Aplique soluciones de limpieza profunda de vez en cuando

¿Se ven sus pisos de baldosas sucios no importa cuán a menudo lo limpia? Pruebe una solución de limpieza más fuerte. Estas soluciones de limpieza profunda eliminarán los residuos grasos y las manchas sin dañar sus baldosas.

1. Limpie el piso con una mezcla de ½ taza de vinagre blanco y un galón de agua tibia. La acidez en vinagre puede funcionar como un desgrasante natural, especialmente útil para las cocinas. También puede utilizar ½ taza de alcohol como un sustituto del vinagre.

2. Limpie las manchas con una mezcla de partes iguales de polvo abrasador y agua tibia. Extienda la mezcla sobre una mancha con un paño limpio y deje reposar de 5 a 10 minutos. A continuación, frote el área con un cepillo suave y enjuague bien con agua tibia y un paño. Repita el proceso hasta quitar la mancha.

3. Mezcle agua fresca con detergente de platos para quitar las manchas de grasa difíciles. Asegure de sacar todo el jabón ya que puede crear una capa en el piso que empeora la situación.

Tenga en cuenta que los ácidos como el vinagre y otros productos de limpieza erosionan las baldosas de piedra natural. Por lo tanto, sólo debe usar limpiadores especiales de pH neutro para limpiar con seguridad los suelos de baldosas de piedra. El detergente de platos suave, el agua oxigenada, la maicena y el bicarbonato de sodio son buenas opciones de limpieza natural.

No olvide la limpieza de la lechada

Nunca pase por alto la importancia de la lechada, pues la lechada brillante (e) hará que sus pisos de baldosa parezcan más grandes y nuevos. Antes de usar limpiadores comerciales, pruebe limpiar su lechada con una mezcla simple de bicarbonato de sodio y agua:

1. Sature la lechada con la pasta.

2. Deje la pasta reposar durante un tiempo o incluso durante la noche, dependiendo de lo sucia que está.

3. Frote la lechada con un cepillo de dientes viejo.

4. Enjuague la pasta con agua tibia.

Si su lechada no se ve tan brillante como le gustaría, puede utilizar un limpiador no tóxico como la lejía oxigenada. Agregue agua al polvo de lejía en base a las instrucciones del producto y frote la solución sobre la lechada con el borde de una esponja. Repita si es necesario. Finalmente, enjuague el piso con agua tibia para eliminar el residuo.

Ya sea que decida usar bicarbonato de soda o blanqueador oxigenado, debe aplicar un protector a la lechada después de terminar de limpiar, evitando la suciedad en el futuro.

Al igual que otras áreas de la casa, el mejor mantenimiento es siempre la precaución. Si usted sigue estos pasos y limpia sus suelos de baldosas con regularidad, se verá igual de nuevo en los próximos años.