Frutas y Vegetales

Cómo cultivar achicoria roja

Como cultivar achicoria roja1

La achicoria roja o radicchio rojo añade color a su jardín y mesa. Este tipo de lechuga se utiliza ampliamente en Italia, donde se cultivan al menos 15 variedades. Sus hojas de color vino rojo tienen nervaduras blancas de sabor fuerte y picante. El radicchio rojo es un achicoria del viejo mundo, un vegetal tolerante a las heladas que se puede confundir con la col. De hecho, su cultivo es muy similar al cultivo del repollo. Las cabezas son pequeñas, con un tamaño entre una naranja y un pomelo. El clima fresco endulza ligeramente el sabor de sus hojas.

Como cultivar achicoria roja1

Suelo, plantación y cuidado

Cultive esta achicoria en temporada fresca junto con la col, bróculi, repollo y coliflor. Esta achicoria tiene la cabeza púrpura brillante en medio de la cosecha de invierno.

La achicoria roja se cultiva mejor en las estaciones frescas de la primavera y el otoño. Establezca las plantas en el jardín en primavera (tan pronto como el suelo se ablande). Para una cosecha de otoño, transplante en el suelo en pleno verano en las zonas más frías y principios del otoño en las regiones con un invierno fresco y suave. La achicoria roja se desarrolla mejor a pleno sol en una estación fresca; en verano, las plantas se benefician de la sombra de la tarde. Las plantas ya establecidas pueden soportar las heladas.

Al sembrar la achicoria roja, plante de 8 a 10 pulgadas de distancia. Usted debe plantar de 5 a 6 plantas por persona. Mezcle materia orgánica en el suelo antes de la siembra. Al igual que la lechuga, la achicoria es de raíces poco profundas y se beneficia de un suelo constantemente húmedo. La materia orgánica ayuda a mantener la humedad en el suelo. Un riego infrecuente aumenta el sabor amargo de las hojas y también causa un crecimiento desigual. Riegue las plantas profundamente y con frecuencia, proporcionando aproximadamente de 1 a 1,5 centímetros de agua por semana. El periodo de riego más crítico es de 7 a 10 días antes de que las cabezas maduren. Use un mantillo alrededor de las plantas para retener la humedad y limitar el crecimiento de malezas.

Después de plantar, fertilice con un fertilizante suave. Evitar el exceso de fertilización, especialmente con nitrógeno, que puede causar que las plantas se vuelven marrones en las puntas y tenga un sabor intensamente amargo. Las cabezas se forman mejor en climas fríos,  las temperaturas frescas endulzan el sabor de las hojas. Permite que las coronas permanezcan en el suelo después de la cosecha, excepto en climas muy fríos. Coloque un mantillo en las coronas a medida que el invierno se acerque, las plantas pueden producir una segunda cosecha en la primavera y probablemente produzcan en climas con inviernos más suaves.

Cosecha y almacenamiento

Coseche las hojas individuales en cualquier momento. Las cabeza están listas para la cosecha cuando sean firmes al tacto, similar a la lechuga iceberg. Para cosechar, corte toda la planta justo encima de la línea del suelo. Puede cosechar las cabezas en cualquier etapa que desee: ya sea que estén del tamaño de un kiwi, naranja o pomelo. Las cabezas muy grandes se vuelven más amargas y ásperas. No espere que todas las cabezas en un cultivo se formen al mismo tiempo.

Una vez que las cabezas alcanzan la madurez, no van a seguir creciendo sino que en su lugar desarrollan un núcleo, el inicio de un tallo floral. Cuando se forma el núcleo, el sabor se vuelve intensamente amargo. Los cultivos de otoño tienen más y mejores cabezas que las plantas cultivadas en la primavera. Almacene en el refrigerador en una bolsa de plástico perforada, las cabezas le duran típicamente de 3 a 4 semanas.

Estas plantas también soportan las heladas de otoño. En climas fríos, cubiertos de nieve las cabezas congeladas pueden ser cosechadas y consumidas. Descongele lentamente y deseche las hojas exteriores y dañadas por el frío.

Usos

Mezcle unas hojas de achicoria picada con lechuga verde para añadir color, sabor y nutrientes a su ensalada.

Esta planta se puede comer cruda o cocida y puede utilizar las hojas individuales o una cabeza entera. Sirva las hojas con sal para neutralizar el sabor amargo. Mezcle las hojas crudas con aceite de oliva y sal para un plato sano y simple de acompañamiento. Mezcle con lechugas verdes para una ensalada fresca. Ase a la parrilla hasta que los bordes se vuelven marrones. Incluso puede sazonar las cabezas enteras y asarlas. También puede saltear, hornear o freír las hojas individuales. Cuente con la achicoria para añadir color a las pastas, sopas, legumbres, arroces, o tortillas.

Cruda o cocida, el sabor de la achicoria va muy bien con la dulzura ácida del vinagre balsámico. Otros sabores complementarios incluyen la mantequilla, jamón, quesos italianos, limón, salami y habas frescas. Usa achicoria como un sustituto para la endibia en las recetas.

Tome una cabeza pequeña de radicchio roja y saque la gran parte del centro para crear un plato de hoja para mariscos, atún o ensalada de pollo. La hojas forman cuencos individuales ideales para servir ensaladas mixtas de fruta, patatas, pescados o mariscos. En un buffet, use hojas ahuecadas individuales como ” tazones” para las aceitunas, trozos de queso, pan frito, o palillos.

Como cultivar achicoria roja2