Hierbas y Flores

Cómo cultivar lavanda por estacas

Como cultivar lavanda1

La lavanda es fácil de cultivar y es una muy apreciada por su color y aroma para la decoración así como por su sabor y beneficios de belleza. Cultive la lavanda por sus propiedades como hierba aromática y flor.

Como cultivar lavanda1

1. Primero usted necesita hacer capas, esto requiere que uno de los lados más flexible de los tallos sea cuidadosamente doblados hasta el suelo. Cave una zanja de unas pulgadas de profundidad cuando el tallo toque el suelo.

2. Elimine todas las hojas excepto en la punta del tallo.

3. Coloque el tallo en la zanja y tape con dos pulgadas de tierra más o menos. Mantenga el tallo en su lugar colocando un peso encima del montículo, como un ladrillo o una piedra. La punta del tallo se debe dejar expuesta para crecer. Eventualmente, la porción enterrada tendrá raíz y se puede utilizar para iniciar una nueva planta.

4. Las formas más comunes de propagación es por estacas. Usted puede tomar un corte cortando de tres a cuatro pulgadas de un tallo saludable que no está floreciendo.

5. Retire las hojas a dos tercios del tallo.

6. Sumerja la punta cortada en hormona de crecimiento, y coloque a dos pulgadas de profundidad en una maceta con arena húmeda.

7. Coloque en un lugar soleado en interiores y mantenga el suelo ligeramente húmedo. Puede mover a una maceta más grande cuando vea un nuevo crecimiento y las raíces se hayan formado.

8. Puede mover la planta afuera uno o dos meses más tarde, cuando tenga suficiente raíces para apoyar la nueva planta.

Como cultivar lavanda2

Consejos

  • Para guardar la lavanda para popurrís, corte los tallos cuando florezcan y ate en manojos pequeños para secarlos. Cuelgue boca abajo en el interior durante varias semanas.
  • Prepare aceite esencial de lavanda.
  • La lavanda es una planta perenne que crece de 1 a 3 metros de altura, dependiendo de la variedad. Necesita por lo menos seis horas de sol directo cada día. La lavanda se siembra a unos 15 centímetros de distancia.
  • La lavanda puede crecer en suelos regulares, ligeramente alcalino a neutro es el mejor. La planta necesita un suelo bien drenado, los suelos húmedos son mortales.
  • Necesita poco o ningún fertilizante y se debe regar con menos frecuencia que la mayoría de las flores a excepción de los crecimiento nuevos.
  • La planta se puede podar un tercio a principios de primavera o finales del otoño para mantener su forma. Debe cortar las flores secas para estimular el crecimiento nuevo. La lavanda florece en verano y sus matices de colores varían del gris-lavanda a púrpura intenso.