Ideas

Cómo hacer un sistema de cultivo interior

Planta en maceta

Un sistema de cultivo interior está diseñado para los jardineros más serios. La intención del jardinero interior es producir más de una planta en particular o un número de diferentes tipos de plantas. Se requiere mucho espacio, que es generalmente dedicado por completo al sistema de cultivo. Una habitación vacía es la mejor opción, pero un armario espacioso también le servirá. La atención cuidadosa a la planificación del sistema de cultivo interior reducirá al mínimo los gastos y maximizará los resultados.

Planta en maceta

Ubicación de las macetas

  1. Busque un espacio para el sistema de cultivo dónde no haya mucho tráfico. Dibuje o diseñe un esquema básico del sistema de cultivo que desea con el fin de determinar qué materiales y aparatos necesita. Las maceta pueden colocarse en mesas con luces fluorescentes colgadas del techo, mientras que los contenedores más grandes y pesados para las hortalizas se puede establecer en carritos de planta que se pueden rodar al interior cuando sea necesario.
  2. Seleccione los contenedores para usar como macetas. Los recipientes de terracota son excelentes debido a que el material poroso intercambia aire entre el medio ambiente y las raíces de las plantas. Las macetas de barro sin esmalte son pesadas y requieren riego más frecuente debido a que la humedad se evapora a través de la arcilla. Los recipientes impermeables de plástico y otros son ligeros, pero el agua se evapora más lentamente así que el riego excesivo puede ser un problema potencial.
  3. No coloque las macetas con un agujero de drenaje directamente en un plato de agua a menos que hayan aproximadamente 2 pulgadas de grava en el fondo de las macetas.
  4. Organice las maceta en una mesa colocadas en una bandeja resistente al agua que cubra toda la mesa.
  5. Use una grapadora de alta resistencia para unir varias piezas de cartón grueso para formar una bandeja con lados de 3 pulgadas de alto. Forme una sola pieza de alta resistencia cubiertas de plástico para la bandeja de cartón. Llene la bandeja con una capa de grava de 2 pulgadas de profundidad, permitiendo que el agua captada se evapore.

Requisitos del suelo

  1. Llene las maceta con los nutrientes adecuados. Use una combinación de una parte de arenosa esterilizada, 1 parte de vermiculita horticultura, 1 parte de turba, 3 oz. de 20 por ciento de polvo super-fosfato, 3/4 oz. de harina de huesos, o sea, piedra caliza dolomítica y 3 cucharadas de fertilizante 6-6-6. Esta combinación de tierra para maceta está disponible en los viveros.
  2. Siga las dosis recomendadas y las aplicaciones de fertilizante para las plantas específicas que cultiva. Las plantas que crecen bajo la iluminación artificial requieren más fertilizante que las cultivadas bajo la luz del sol.
  3. Esterilice el suelo arenoso extendiendo una capa de 2 pulgadas del suelo en un molde para hornear. Cubra bien con papel aluminio y cocine en un horno a 180 grados durante una hora.

Proporcionar luz

  1. Obtenga los mejores resultados utilizando iluminación de tubo fluorescente. La luces fluorescentes especiales para el cultivo están disponibles en cualquier tienda especializada y tienen un mayor rendimiento del espectro rojo, el cual es beneficioso y equilibra la salida del espectro azul que es menos beneficioso en la iluminación normal.
  2. Combine los tipos de iluminación utilizando un tubo especial para el cultivo de plantas por dos tubos fluorescentes de color blanco frío para economizar y maximizar los resultados.
  3. Proporcione a las plantas con los mínimos requerimientos de luz en interiores con iluminación artificial. Las plantas con altos requisitos de iluminación pueden estar situadas en un carrito con ruedas y ser rodadas al aire libre durante los días soleados y recibir la luz artificial en interiores como suplemento.

Riego

  1. Riegue las plantas de acuerdo a los requisitos que figuran en el paquete de semillas. Tenga en cuenta que las plantas más grandes por lo general necesitan más agua que las plantas más pequeñas. Las plantas que requieren más luz probablemente necesitará más agua que las plantas que requieren poca luz y las plantas en macetas porosas necesitan más agua que las macetas que no lo son.
  2. Asegúrese de no utilizar floruro o cloro en las plantas que son sensibles a estos productos químicos o si están destinadas al consumo.
  3. Evite la pudrición de la raíz y el daño a las plantas regando correctamente. No riegue los diferentes tipos de plantas al mismo tiempo, pero riegue de acuerdo a los requisitos de la planta en particular.