Ideas

Jardín Sostenible

Jardin Sostenible

Usted ya ha comenzado su primer jardín. Tal vez algunos tomates, calabacín, otras hortalizas y hierbas, tal vez incluso algunas flores. Bueno usted puede ahorrar en el mercado, pero su inversión inicial requerida para hacer su huerto probablemente costó un poco de dinero, ente el suelo, el mantillo, plantas, fertilizantes y más, el costo se suma rápidamente.

Jardin Sostenible

Si usted comienza todo cada año, rápidamente se dará cuenta de que su jardín se está apoderando de su cuenta bancaria. Por suerte, la mayoría de planes de jardinería puede ser un gasto de una sola vez, siempre que utilice métodos de cultivo sostenibles. No sólo son los métodos de cultivo sostenibles son mejores para su monedero, pero también son más ecológicos. Un jardín sostenible utiliza menos agua, genera menos residuos y, en general hace un mejor uso de los recursos, el tiempo y el espacio que utiliza para el crecimiento de sus plantas.

¿Qué es un jardín sostenible?

La jardinería sostenible se refiere a un jardín que se puede utilizar de manera productiva y una y otra vez sin necesidad de costes de inversión excesivos o materiales adicionales.

Por razones de salud y seguridad, le recomendamos adoptar la jardinería principalmente orgánica, pero las principales claves para la sostenibilidad son la reutilización de materiales, la reducción de los residuos y el aumento de la eficiencia.

Ciclo de vida básico de un jardín sostenible

Un abono, o compost, de alta calidad va en la tierra de su jardín, rejuveneciéndolo del año pasado.
    
Las plántulas cultivadas a partir de semillas o esquejes tomados se plantan nuevamente.
    
Un mantillo generado a partir de hojas secas cubre el abono y protege y acondiciona la tierra.
    
El agua procedente de fuentes sostenibles, como un barril de lluvia u otro sistema de captura de agua de lluvia para el riego.
    
Más abono durante toda la temporada para alimentar a sus plantas.
    
Tratamientos de suelo, prevención de plagas sin productos químicos, siembra de plantas compañeras e insectos depredadores protegen sus plantas contra las babosas, ácaros y otras plagas
    
Usted cosecha sus alimentos, guardando suficientes semillas para plantas del año que viene y poner todos los residuos en un cubo de compost, donde se convertirá en abono listo para usar el año que viene.

Por supuesto que hay un margen considerable en este escenario, y usted no tiene que seguir cada paso. Incluso algo tan simple como iniciar un cubo de abono puede ser enorme ahorro de tiempo y dinero a la hora de plantar su jardín el próximo año.

Vamos a ir por este ciclo paso a paso y echar un vistazo a cada parte y ver lo que puede hacer para hacer su jardín más productivo y más sostenible cada año.

Abono

Cuando la materia orgánica como la materia vegetal se descompone, hay diminutos microorganismos que se alimentan de ella. Los organismos absorben carbono y emiten todo tipo de nutrientes que las plantas necesitan para prosperar.

Es así como todo el ecosistema en nuestro planeta funciona. ¿Por qué no aprovechar y dejar de gastar su dinero duramente ganado en cosas ridículas como suelo enriquecido?

Contrariamente a la creencia popular, hacer abono o compost, no es difícil, ni es maloliente. Si lo hace adecuadamente deben tener un profundo aroma a tierra, como el suelo del bosque después de la lluvia.

Una vez que haya generado un poco de abono, entierre en la capa superior del suelo antes de sembrar sus plantas. La mayoría de las raíces de las plantas se quedan en las primeros seis pulgadas de tierra, por lo que concéntrese en poner el abono en esa zona. Al hacerlo, le devuelve los nutrientes al suelo, minerales como el fósforo, potasio, magnesio, zinc, manganeso y hierro los cuales sus plantas necesitan para crecer sanas.

El abono también mejora la textura del suelo. Esto tiene un doble beneficio; si el suelo es naturalmente arenoso, el abono ayudará a retener mejor el agua. Por el contrario, si usted tiene un suelo arcilloso muy pesado, el abono mejorará el drenaje.

En cualquier caso, el resultado final será plantas más sanas, fáciles de mantener que necesitan menos fertilizantes y son más productivas.

Mientras que el abonar es un elemento esencial de la jardinería sostenible, otro factor importante en la preparación del suelo es minerales. Los suelos del mundo tienden a ser bajos en minerales. Esto puede ser remediado con más facilidad lo que muchos creen, con la simple adición de polvo de roca en el suelo.

Mantillo

Usar un mantillo se refiere a poner una capa adicional de material orgánico en la parte superior de su suelo.

Hay varias razones por la que esto es inteligente, suprime las malas hierbas, mantiene el suelo húmedo, evita que la tierra sea compactada por la lluvia, mantiene las temperaturas del suelo estables, aumenta el número de lombrices y microorganismos beneficiosos y evita que el barro salpique en sus plantas.

De hecho, la mayoría de los jardineros consideran el uso del mantillo como la parte más importante para la jardinería sostenible de bajo mantenimiento.

Una buena regla general es usar dos pulgadas de mantillo encimadel suelo bien abonado. Usted puede agregar más mantillo si comienza a romperse a lo largo de la temporada.

Además, asegúrese de que usted nunca pone un mantillo muy cerca del tronco de las plantas o que toque sus tallos. Algo muy común, pero muy perjudicial, es poner el mantillo en contra de los troncos de los árboles. No sólo estos “volcanes ” de mantillo se ven ridículos, pero son horribles para la salud de sus plantas. Simplemente esparza una capa de dos pulgadas de mantillo sobre su abono y encima del suelo, asegurándose de mantenerse a unos cuantos centímetros de los tallos y troncos de las plantas.

En cuanto al material que usar, eso depende de usted, pero evite mantillos comerciales con tintes. No sólo se ven feos, las virutas de madera usadas ​​a menudo provienen de fuentes que pueden tener productos químicos nocivos. En cambio use materiales orgánicos como fragmentos triturados de madera y corteza, tierra vegetal, corteza de pino fino, hojas secas o cáscaras. Algunos jardineros incluso utilizan caucho reciclado de neumáticos viejos.

Riego

A menos que usted vive en los trópicos, lo más probable es que va a tener que regar su jardín.

La forma más sostenible de regar es utilizando un barril de lluvia para recoger el exceso de agua cada vez que llueve. Usted puede comprar barriles completos con los accesorios de la manguera de lluvia y luego simplemente colocarlos debajo de la salida del surtidor del canalón. De esa manera usted captura el agua y se puede utilizar para regar su jardín entre las lluvias.

Pero incluso con un barril de lluvia todavía hay un montón de maneras que usted puede reducir el riego. Si usted está plantando un jardín ornamental, elija plantas autóctonas, resistentes a la sequía que se adapten bien a su zona.

Otra forma de reducir el riego es sólo regar donde más se necesita, la zona de las raíces de las plantas. Cualquier cosa más allá de la zona de la raíz simplemente va a alimentar a las malas hierbas y es una pérdida de agua. Es por esto que el cambio de un sistema de rociadores típicos a un sistema de goteo es probablemente el mejor método de ahorro de agua para la mayoría de los jardineros.

Los sistemas de goteo van desde los muy complejos instalado profesionalmente, a la variedad más simple que puede construirlo usted mismo. Incluso algo tan simple como una botella de plástico puede crear un sistema de goteo básico.

Otro consejo: plante de forma inteligente. Es decir, siembre plantas que tienen necesidades de agua similares juntas y que sean beneficiosas mutuamente.

Plagas y enfermedades

Una vez que su jardín está en marcha y funcionando bien, con el suelo enriquecido y una buena capa de mantillo, es el momento para de combatir las plagas y enfermedades. Si el suelo es bueno y siembra plantas nativas de su área no debería tener demasiadas enfermedades de las que preocuparse, pero las plagas son harina de otro costal.

Puede ser tentador simplemente rociar plaguicidas comerciales, pero no sólo es caro, posiblemente peligroso para su salud y terrible para el medio ambiente, pero por lo general no es necesario.

Los seres humanos han estado cultivando por más de 10.000 años; los plaguicidas comerciales, por otro lado no se produjeron hasta aproximadamente la década de 1940. Así que sí, por cada plaguicida hay siempre hay una solución orgánica, menos peligrosa.

Una solución popular sostenible es sembrar plantas compañeras. Por ejemplo, muchas de las plagas y enfermedades que afectan a los tomates se pueden prevenir sembrando caléndulas (maravillas) cerca de sus tomates. También hay alguna evidencia de que los tomates crecen mejor y son más fructíferos con las caléndulas que crece a su alrededor. Existen muchas soluciones para otras plantas.

Otra solución consiste en insectos benéficos, por ejemplo, las mariquitas se comen los áfidos, una fuente común de problemas para los rosales.

Procesamiento de las semillas

Así que ha cultivado su jardín con éxito, cosechado sus frutas, verduras y flores. Ahora se acerca el invierno, así que, ¿Qué pasa el año que viene ?

No hay necesidad de comprar semillas nuevas todos los años; puede utilizar las semillas de frutas y hortalizas de este año para cultivar plantas el próximo año.

En la mayoría de los casos, tendrá que procesar las semillas ligeramente, por lo general mediante la fermentación y el secado, pero el proceso en general no es demasiado difícil. Sólo tiene que seleccionar una fruta de aspecto más saludable y retirar las semillas.

En el caso de los tomates, es simplemente una cuestión de lavar las semillas, luego ponerlas en agua y dejarlas en algún lugar cálido durante unos días. Una vez que el proceso de fermentación esté completo, habrá una película fina encima del agua, bote, saque sus semillas y ponga a secar. Este proceso puede tomar un tiempo, hasta por una semana en el caso de algunos tomates grandes. Una vez que las semillas se han secado sólo empaque un envase hermético y ya está listo para el próximo año.

Las mayoría de las plantas se pueden cosechar por las semillas en una manera similar. Simplemente consulte a sus expertos del centro de jardinería local o hacer un poco de búsqueda en Internet para averiguar los detalles de cada planta.

Otra cosa a recordar es que los bulbos como los lirios o los tulipanes pueden ser desenterrados y guardar en algún lugar en el interior para luego ser reimplantados de nuevo el próximo año.

Si se siente realmente ambicioso y tiene un invernadero de algún tipo, puede tomar esquejes de las plantas más sanas y cultivar en interiores durante el invierno. Los cortes trabajan principalmente con plantas leñosas como árboles y arbustos, aunque hay excepciones.

La jardinería puede ser un asunto muy costoso, pero afortunadamente no tiene que ser de esa manera. De hecho, si usted sigue todas las sugerencias anteriores y está dispuesto a poner un poco de esfuerzo, la jardinería sostenible es prácticamente gratis.

También Vea: Alimentos que Puede Cultivar a partir de Desechos de la Cocina