Salud Mental

Ataques de Pánico y Ansiedad Nocturnos

Alivie sus ataques de pánico nocturnos con estos consejos.

No se sabe mucho sobre qué causa exactamente los ataques de ansiedad y pánico durante la noche, pero sabemos que el cerebro no se apaga durante el sueño. Es razonable suponer que el proceso es bastante similar al proceso de un ataque diurno, solo que sucede de una manera menos consciente. Y los síntomas de un ataque nocturno son prácticamente los mismos síntomas que se presentan durante el día.

Alivie sus ataques de pánico nocturnos con estos consejos.

por: C_Scott en: pixabay

Los factores subyacentes pueden incluir la genética, el estrés y ciertos cambios en la forma en que funcionan las partes de su cerebro. Los ataques de pánico nocturnos pueden ocurrir sin un desencadenante obvio y despertarle del sueño. Al igual que con un ataque de ansiedad durante el día, puede experimentar sudor, taquicardia, temblores, falta de aliento, respiración pesada (hiperventilación), sofocos o escalofríos y una sensación de muerte inminente. Estos signos y síntomas alarmantes pueden imitar a los de un ataque cardíaco u otra afección médica grave. Aunque los ataques de pánico son incómodos, no son peligrosos.

Naturalmente, es un sentimiento terrible ser despertado por un ataque de pánico en la noche. Tiene todo el malestar y la confusión de un ataque diurno, junto con el hecho de que apenas estás lo suficientemente despierto como para saber lo que está sucediendo. También es probable que se sientas más vulnerable porque está oscuro y es de madrugada.

¿Qué hacer?

Los ataques nocturnos pueden interrumpir su vida diaria y causar ansiedad crónica. Aquí explicaré cómo aliviar estos problemas de su vida.

Si acaba de despertarse con un ataque de pánico, las posibilidades de que se vuelva a dormir rápidamente son bastante bajas, puede tomar un minuto, si lo desea, para ver si tiene la suerte de volver a dormirse, pero no esperaría más que eso. Cuanto más tiempo permanezca en la cama, más pánico y frustración probablemente experimentará.

Abandone la idea de tratar de volver a dormir, por un rato, trabaje con el ataque de pánico, en lugar de contra. Las mejores respuestas a los ataques de pánico y ansiedad son aquellas que dependen de la aceptación y la observación, en lugar de resistir e ignorar.

Para reducir la ansiedad y el estrés:

Preste atención a su cuerpo: A pesar de que el estrés, la demandas de la vida moderna y los estados emocionales son razones de más para tener ataques ansiedad e insomnio también puede tener una raíz biológica como cierta deficiencia de vitaminas y minerales (vitaminas B, magnesio, zinc o calcio) también las fluctuaciones hormonales puedes desequilibrar sus nervios, preste atención a los días de insomnio y vea su coincide con su ciclo menstrual, por ejemplo.

Haga ejercicio: El ejercicio regular es bueno para su salud física y mental. Proporciona una salida a las frustraciones y libera endorfinas que mejoran el estado de ánimo. El yoga es particularmente eficaz para reducir la ansiedad y el estrés.

Medite: Concéntrese en su respiración, respire y exhale lenta y profundamente, y visualice un ambiente sereno como una playa desierta o una colina cubierta de hierba.

Haga su lista de tareas pendientes: Dedique su tiempo y energía a las tareas que son verdaderamente importantes, y divida los proyectos grandes en tareas más pequeñas y fáciles de administrar.

Ponga música: La música suave y calmada puede disminuir la presión arterial y relajar la mente y el cuerpo.

Dirija el estrés y la ansiedad a otros lugares: Eche una mano a un familiar o vecino, o sea voluntario en su comunidad. Ayudar a otros le sacará de sus propias ansiedades y temores.

Hable con alguien: Hable con sus amigos y familiares y pida ayuda, también considere consultar a un médico o terapeuta.

Considere los suplementos naturales: Tome suplementos naturales para la ansiedad y el insomnio, considere aunque sea tomarlos de forma temporal para poder recuperar su sueño y tranquilidad.

Use el poder de su cerebro para ayudar a su mente: Si le es más fácil lidiar con su ansiedad durante el día por que está distraído, pruebe este truco que le puede funcionar, aunque suene ridículo: Diga, ordene o instruya (pero con amor) a su cuerpo que espere al día siguiente para la ansiedad, hable como si hablara a un amigo con el que hay respeto y compresión. Este truco de comunicación reduce su ansiedad y alivia su insomnio ayudándole a dormir para ser más productivo al día siguiente.

Para dormir más profundamente:

Una de sus prioridades debe ser una buena noche de sueño, donde pueda dormir profundamente. Aparte de siete a nueve horas para una noche completa de sueño ininterrumpido y trate de despertarse a la misma hora todos los días, incluidos los fines de semana.

Establezca una rutina regular y calmante a la hora de acostarse. Evite los estimulantes como el café, el chocolate y la nicotina antes de irse a dormir, y nunca vea televisión, use la computadora o pague las facturas antes de irse a la cama, lea un libro, escuche música suave o medite en su lugar.

Asegúrese que su habitación sea fresca, cómoda y oscura. Considere usar un ventilador para ahogar el exceso de ruido exterior y asegure de que su colchón y almohadas sean cómodos.

Use su dormitorio como un dormitorio, no para ver televisión ni para trabajar, y acuéstese solo cuando esté cansado. Si no se queda dormido en media hora, vaya a otra habitación y realice una actividad que ayude a relajarle.

El ejercicio regular lo ayudará a dormir mejor, pero limite sus entrenamientos a las mañanas y tardes.

Evite mirar el reloj, para no crear más ansiedad en medio de la noche. Hable con su médico si todavía tiene problemas para quedarse dormido, es posible que necesite una receta para dormir.