Cuidado Facial

5 Cuidados básicos que su piel necesita todos los días

Con cerca de 2 metros cuadrados de piel expuesta, tiene sentido que los gabinetes de medicina de muchas personas están repletos de productos para el cuidado de la piel. Pero para la mayoría de nosotros, usar más de dos o tres de esos productos sobre una base diaria es innecesario, e incluso puede hacer más daño que bien.

5 cuidado basicos

La capa expuesta de la piel que estamos untando de lociones, cremas, tónicos, exfoliantes y limpiadores se llama la epidermis, es la capa más externa de las tres capas de la piel. La epidermis es la más vulnerable a los daños medioambientales, como la luz solar que normalmente puede dejar la piel opaca, seca, arrugada y envejecida. Así es como aparecen cientos de productos comerciales «especializados» de cuidado de la piel, algunos costando un dineral por onza con la intención de borrar, rellenar y embellecer la piel en general.

El cuidado de la piel en realidad no es complicado. La piel sólo necesita unos cuidados esenciales y de bajo costo para mantenerse sana. Y muchos de esos tratamientos son los mismas que el resto de su cuerpo necesita para funcionar a su nivel óptimo. Añadir productos recomendados por expertos en el cuidado de la piel no es necesariamente malo, y en algunos casos pueden ser bastante beneficioso, pero para la mayoría de las personas, el cuidado efectivo de la piel es en realidad un proceso bastante simple.

En este artículo vamos a descubrir los cuidado básicos que la piel necesita todos los días y cuáles «necesidades» realmente podría ser dañinos para la piel. El primer punto es el más obvio: La piel sana tiene que estar limpia.

1: Limpieza

La limpieza es el elemento más básico de cualquier rutina de cuidado de la piel. No sólo elimina el exceso de suciedad, los contaminantes y los aceites que obstruyen los poros para que pueda permanecer libre de imperfecciones, sino que también prepara la piel para los productos que va a utilizar después, los ingredientes activos (así como las vitaminas o protector solar) puede penetrar con más facilidad y ser más eficaz.

Pero no todos los productos de limpieza son los mismos. En primer lugar, un limpiador facial no debe contener jabón, los jabones que usa en el resto de su cuerpo suelen ser demasiado agresivos para la cara. Y, como en la mayoría de los productos de cuidado de la piel, usted necesita escoger uno que se adapte a su tipo de piel. Para la piel muy seca, es posible que desee usar un limpiador cremoso. La piel sensible y/o seca siempre debe productos sin alcohol, ya sea cremoso o no. Un cutis graso puede beneficiarse de un limpiador ácido, que funciona muy bien para eliminar la el exceso de grasa que puede obstruir los poros.

Cualquiera que sea el producto de limpieza adecuado para usted, asegúrese de dar masajes suaves en la cara por un mínimo de 20 segundos para que tenga la oportunidad de hacer su trabajo.

2: Hidratación

El cuerpo humano está lleno de agua, es un 75 por ciento de lo que somos. El agua limpia las toxinas del cuerpo, permite a nuestras células a absorber los nutrientes, y mantiene nuestro proceso digestivo en marcha sin problemas.

Pero que el agua no es una constante. Los procesos corporales más básicas, como la respiración y el sudor, eliminan el agua de nuestras células. Así que para nuestras células funcionen correctamente, es necesario consumir mucha agua para reemplazar lo que se pierde.

La piel no es diferente del resto del cuerpo cuando se trata de hidratarse. El agua ayuda a eliminar las impurezas de la piel que puede conducir a los granos, y mantiene la piel sana, tersa y suave.

3: Ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos, son un componente importante de cualquier dieta sana. Estos ácidos ayudan a construir las membranas celulares a base de lípidos que retienen el agua y los nutrientes. En el caso de la piel, los lípidos también forman una barrera de aceite que protege la piel de los rayos ultravioleta y otros contaminantes.

Sin los ácidos esenciales, las células de la piel y las membranas de protección no puede funcionar adecuadamente. Sin esta protección, la piel termina expuesta, deshidratada y con tendencia a producir un tipo de grasa más dañino, dejando la piel seca, inflamada y manchada.

Los ácidos grasos esenciales que necesita para mantener su piel en condiciones óptimas son dos: los ácidos grasos omega-3 y los ácidos grasos omega-6. El Omega-6 se encuentra en toneladas de alimentos, incluyendo aves, granos y aceites para cocinar, por lo que probablemente ya está recibiendo un montón de eso. Los omega-3 son un poco más difíciles de conseguir, usted los encontrará en pescado de agua fría, como el salmón y las sardinas, así como los aceites de linaza y cártamo, frijoles, nueces y espinacas. Algunos expertos de la piel también recomiendan el ácido gamma linolénico, por sus efectos anti-inflamatorios, este ácido se encuentra principalmente en los aceites vegetales.

4: Protección solar

Al utilizar protector solar, no sólo está ayudando a protegerse de enfermedades como el cáncer de piel, también estás ayudando a prevenir los signos del envejecimiento cutáneo que provienen de la exposición solar. La piel que queda expuesta al sol termina más opaca y arrugada y menos elástica que la piel que recibe menos radiación ultravioleta.

Elija un protector solar, como avobenzona o oxibenzona, o óxido de zinc o dióxido de titanio, para proteger su piel de los efectos del sol. En cualquier caso, busque uno con un factor de protección solar superior a 15, y aplique al menos 20 minutos antes de salir al sol. De esta manera, los ingredientes activos tienen tiempo para surtir efecto antes de la exposición solar. Asegúrese de volver a aplicar protector, si usted va a nadar o tener ocasión de sudar mucho.

5: Antioxidantes

Los antioxidantes son ampliamente beneficiosos para la salud cardiovascular y la prevención del cáncer. Se encuentran en todo tipo de alimentos, incluyendo frutas, verduras, pescado y aceites. Los antioxidantes que combaten los radicales libres destruyen las moléculas que pueden dañar las células sanas, y como resultado, son tan excelentes para células de la piel y el cuerpo en general.

Si bien hay una gran variedad de antioxidantes que pueden ser beneficiosos para la piel, hay dos que atraen mucha atención:

La vitamina C – Construye colágeno para rellenar la piel y mantenerla tersa. Las fuentes son los cereales integrales, las manzanas y los cítricos.
La vitamina E – Protege las membranas celulares y refuerza la piel a base de nutrientes que combaten el daño solar. Las fuentes son el aceite de germen de trigo, almendras y mantequilla de maní.
Otros agentes antioxidante de embellecimiento de la piel incluyen selenio, tiamina, betacaroteno y zinc.